lunes, 17 de enero de 2011

Albóndigas con salsa de tomate

INGREDIENTES

Para las albóndigas:
- 1/2 kg de carne picada (mitad de cerdo, mitad de ternera, o pollo y pavo)
- 2 huevos
- Ajo y perejil
- Pan de molde (o normal)
- Un vasito de leche
- Un chorrito de zumo de limón (se puede sustituir por vino blanco o coñac)
- Sal
- Harina
- Aceite de girasol

Para la salsa:
- Una lata de tomate troceado
- Verduras varias (por ejemplo, puerro y champiñones)

Se pone la carne en un bol y se aliña con dos huevos, ajo y perejil picados finos, el chorrito de zumo de limón y la sal. Aparte, se pone el pan en un plato y se empapa bien de leche; a continuación se echa troceado en el bol de carne.

Se remueve bien con un tenedor y se van preparando las albóndigas, pasándolas por harina una vez hecha la forma redondeada. Mejor que no queden muy duras, aunque se puede espesar un poco la masa añadiendo pan rallado. Se fríen en aceite de girasol y se reservan.

Para preparar la salsa, se cortan las verduras pequeñitas, se sofríen y, cuando están doradas, se añade el tomate. Se deja unos minutos, se añaden las albóndigas y se le da otra vuelta. ¡Ya está listo!

Una opción a esta salsa es prepararla de verduras: se hace un sofrito de cebolla, ajo y puerro, y cuando empieza a dorarse se añaden las verduras que se quieran (yo hoy la he hecho solo de calabaza). A continuación se añade caldo de pollo y vino blanco, y se deja cocer hasta que las verduras se ponen blanditas. Luego se pasa por la batidora y se devuelve a la sartén junto con las albóndigas un par de minutos para que cojan el sabor de la salsa.

Esta es una buena forma de engañar a los niños para que coman verduras… Hoy Inés no ha querido ni probarlas hasta que ha descubierto que debajo de esa salsa naranja había «chicha». Entonces han desaparecido del plato en un santiamén...